Noticias

  • Nov

    01

    2017
img

Hospital de Especialidades Pediátricas insta a la comunidad a prevenir contagio de poliomelitis

La vacunación oportuna es el único método de control efectivo

Hospital de Especialidades Pediátricas insta a la comunidad a prevenir contagio de poliomelitis

Es una enfermedad infecciosa que puede causar discapacidad y suele ser asintomática en algunos casos

La poliomelitis es un virus que puede provocar parálisis, pero puede prevenirse fácilmente mediante la vacuna. Se trata de una enfermedad infecciosa que puede causar discapacidad y suele ser asintomática en algunos casos. La Fundación Hospital de Especialidades Pediátricas (FHEP), de Maracaibo, insta a la comunidad a prevenir su contagio, pues la enfermedad no tiene cura.

El contagio es a través de alimentos y agua contaminados, o por el contacto con una persona infectada. Para realizar un diagnóstico preciso son necesarias pruebas de laboratorio o resonancias magnéticas.

Richard Hill, autoridad única de Salud en el Zulia, explicó que muchas personas infectadas con el poliovirus no se enferman y no presentan síntomas. Sin embargo, quienes sí se enferman desarrollan una parálisis que puede ser mortal. “Es muy importante que los padres lleven a sus niños con el pediatra de manera regular y tenga el control con las vacunas porque es el único método de prevención efectiva. Cuando se diagnostica un paciente con polio el tratamiento incluye reposo en cama, analgésicos y ayuda para respirar”.

El responsable de la poliomielitis es un pequeño virus que se conoce como poliovirus. El virus causante vive en la saliva, mucosidad y heces de las personas infectadas. Puede sobrevivir también en otros lugares que hayan entrado en contacto con esas sustancias, como los pañuelos, las manos, o algunas superficies. Cuando una persona sana entra en contacto con el poliovirus, éste entra por la boca y pasa así al tubo digestivo. Puede introducirse en la sangre a través de las amígdalas o la pared del intestino, por este motivo, aparece diarrea o vómitos en algunos casos. Una vez dentro del torrente sanguíneo el virus comienza a multiplicarse y es capaz de llegar al sistema nervioso, provocando una infección más o menos grave, según el caso. La parte del sistema nervioso que se ve afectada con más frecuencia son las meninges, las cubiertas del cerebro, provocando así una meningitis.